domingo, 7 de febrero de 2016

Contaminación del ecosistema de los suelos.

Por el D(c). Arq. Edward Pari Portillo
Foto: kazuend, en Unsplash.com

La contaminación de suelos se instaura, cuando los medios físicos, químicos, biológicos, geomorfológicos y geológicos que conforman el suelo,  resultan muy difícilmente estables a sus características de equilibrio ambiental, debido a la invasión de sustancias extrañas que modifican la vida de un ecosistema de suelo.

Por ello el suelo es un ser vivo ecosistémico, organismo que puede alcanzar una etapa de equilibrio, como es un suelo con características CLIMÁCICAS; y ello representa una comunidad ecosistémica con colonias de especies estables y equilibradas llamada comunidad Biótica. Pero este suelo pasaría a ser contaminado cuando la comunidad llamada Biótica y los componentes físico químicos que la componen, son modificados por la invasión de gentes patógenos antagónicos a su composición, su habitad y  modos de supervivencia. 

Muchos de los suelos pasan por procesos de segregación formativa y degenerativa en el tiempo, propiciando a veces nuevos ecosistemas o degradación de otras, logrando así la conformación de otra variedad de ecosistemas y sub ecosistemas (acuáticos, terrestres, aéreos y sus variados sub y micro ecosistemas).


Debido a la existencia de ecosistemas variados, los suelos van cambiando paulatinamente de composición, estabilidad física y la alteración de su estado natural, debido a la generación de agentes peligrosos generados por los ecosistemas, que pueden ser los principales causantes nocivos de inestabilidad y por consiguiente del daño al medio.

Antiguamente el hombre no se preocupaba de la modificación del estado biótico del suelo. Desde el paleolítico, el hombre consumía los primeros recursos de la tierra. El hombre, tenía características de ser cazador, recolector, pescador y que  por lo general la base de convivencia con la tierra era siempre de equilibrio, cercana a los ríos, lagos o mares.   

Con la aparición y descubrimiento del fuego, las incipientes formas de supervivencia, tuvieron características nómadas,  con desplazamientos permanentes  que aunado a sus características mágicas, ceremoniales y funerarias, creaban las primeras modificaciones primitivas del suelo. En varias de estas experiencias asombrosas, cultivaban el agradecimiento ceremonial de la tierra.  

Pero muchas modificaciones del medio,  eran producto de la estancia corta de longevidad de generaciones, cuyas primeras modificaciones y contaminaciones del suelo eran precarias, generando así las primeras transformaciones del suelo aun bióticamente auto depuradas.

En el neolítico 7000 a.c., hasta aproximadamente 3000 a.c. con la aparición de la agricultura; los primeros poblados, que junto con la habilidad de los recolectores y sobre todo de los cazadores, experimentaron el sedentarismo, generando así la domesticación, la Innovación de  técnicas para la obtención de la piedra pulimentada, la cerámica, la agricultura, etc. Pero dicha característica  neolítica y aun en condiciones mayores de generación de poblaciones cada vez más numerosas, la modificación del suelo era reciclablemente natural, debido a la descomposición de materiales de uso como el barro, la madera, las cenizas el cuero y otros.

Pero, ¿Cuándo se inicia los primeros impactos de modificación del suelo y su resultado de contaminación en nuestro medio?.

Con la aparición de la edad de los llamados metales, es posible que se tenga los primeros indicios de contaminación biótica del suelo, sobre todo por la asignación y uso de materiales químicos y metalúrgicos; principalmente de las primeras culturas de mayor auge y dominio.

Por ello es posible que los primeros impactos al medio biótico del suelo,  hayan sido las ciudades con el uso de la CAL y el YESO y con toda la tecnología metalúrgica de empleo.  Estos impactos  generados al medio eco sistémico como a las especies del lugar y al hombre generaron las  primeras  fuentes de contaminación como la SILICE CRISTALINA[1] . Este uso químico  para casi todas las culturas del planeta, posiblemente facilitaron en la generación de los primeros trastornos a la salud como la llamada esclerodermia, artritis, reumatismo, rinitis, enfermedades mortales al pulmón como la silicosis, quemaduras químicas, ceguera. etc. Así mismo las primeras obtenciones y usos de cristales de yeso cercanos a los depósitos de azufre,  que posiblemente hayan también producido resultados verdaderamente tóxicos.

En la medida que las ostentosas culturas del medio desarrollaban sus ambiciosos dominios territoriales, muchas de ellas hacían reconquistas de pueblos antiguos, construyendo así físicamente y por encima de las ciudades conquistadas, obras ostentosas de dominio y jerarquía. Pero a pesar del avance de la colonización de pueblos, el suelo utilizado y la ambición de dominio territorial; en el ecosistema del suelo utilizado, no se tenían las bases del legado mágico y ceremonial de las primeras civilizaciones, considerado como un bien natural de protección.

Prácticamente,  la insistente conquista y colonización de pueblos, descompenso y generó  la crisis y el congelamiento de la cultura sobre la contaminación ecosistémica del suelo; pues los primeros impactos al medio no se hicieron esperar. Al parecer la primeras enfermedades de gran escala fueron generados en Grecia aproximadamente en los  400 años a.c.; la Lepra de los siglos IV y V a.c. ; la peste de los negros en Europa  desde años 1400 aproximadamente, que se prolongó por muchos años, logrando cobrar casi la mitad de la población europea; luego se tuvo los inicios de la llamada Viruela hasta en ese entonces desconocido por varios conquistadores, que tuvo el impacto en Mesoamérica y América del sur  y que posible mente permitió vulnerar a los aborígenes para el dominio de los pueblos; el cólera en los años de 1800 en Europa; la  peste de navegantes, con características de cólera, con rebrotes en los años sucesivos en las colonias y del viejo continente.
                       
Debido al insisten domino de las culturas sobre otras, muchos pueblos conquistados y reconquistados, progresivamente declinaba a una conexión con los avances de la cultura del ambiente. La población conquistada o reconquistada, progresivamente perdía contacto con sus ciencias del pasado y tenía escaso conocimiento del nuevo problema. Prácticamente las poblaciones vivían sujetos a las decisiones de los feudales, comarcas  y reyes, generándose así una crisis del conocimiento y la cultura..

Es conocido también la carencia de infraestructuras de saneamiento de las ciudades que involucró a la contaminación del suelos en la época de la edad media del siglo XIV, propiciándose y muy posiblemente la ampliación patógenica de enfermedades virales de gran escala.Es así como el suelo ecosistémico recibió progresivos cambios e impactos en el tiempo, modificando su estado natural, sin contar otros procesos degenerativos creados por el hombre como: las guerras, los holocaustos radioactivos, los derrames de petroquímicos, la agricultura intensiva irresponsable, la indiscriminada extracción de recursos naturales etc.   
   
Históricamente, y a pesar de su gran uso intensivo, el suelo tiene  la capacidad de auto-depuración o de determinarse como vulnerable. Para el caso de la auto depuración, actualmente en algunos suelos ecosistémicos modificados o no, tienen posibilidades de equiparar y asimilar algunas cantidades de agentes y en periodos  determinados; esto está acompañado de los niveles de amortiguación. Si esta capacidad de soporte llega a su límite, su posibilidad auto-depuración, se convierte en facilitador de agentes o contaminantes a otras fuentes ambientales como el agua, el aire, la atmosfera, etc., de esta manera llegaría a desequilibrar física, bilógica y químicamente, al ecosistema de las especies que habitan en él.  

Actualmente hay políticas globales, regionales y de cada país en generar insistentemente la protección del medio sistémico de los suelo. Pero la gran preocupación que se tiene sobre los principales contaminantes de los suelos,  son los metales pesados que proliferan naturalmente en nuestro planeta, pero que debido a sus componentes de extracción y de uso,  está generando nuevas fuentes comunicantes de contaminación en el planeta.

Los componentes de los metales pesados representados por el plomo mercurio y cadmio representan en la actualidad verdaderos problemas químicos para  los ecosistemas sobre todo las urbes. El plomo pueden encontrarse en diferentes usos cotidianos como en las pinturas,  farmacología tradicional, cerámicas y ceramico, dulcerías, enlatados de alimentos, en el agua de alcantarillado antiguo; mientras que el mercurio se puede localizar en los cosméticos, en el pescado, empastes dentales,  artículos diversos de arte y de oficina, etc.

El plomo es un componente toxico que se aloja en el organismo que luego de un regular  proceso  de disolución se localiza en el sistema biológico, cobrando daños severos a la salud, sobre todo en los niños y poblaciones vulnerables.  El mercurio está en los aparatos  electrónicos, luminarias, aparatos médicos; también están presente en las pequeñas minerías que emplea tradicionalmente la utilización de diferentes técnicas para las moliendas y amalgamación del oro.

En nuestra región la contaminación de los suelos por medios químicos, se puede agregar como muy limitado en su gestión, manejo y control, ya que la administración de estos agentes están relacionados por el uso de agroquímicos como los plaguicidas y fertilizantes, que junto con los inadecuados sistemas de riego que tiene nuestros suelos, provocan la contaminación y sobre todo en las aguas superficiales y subterráneas, convirtiéndose así facilitadores de contaminantes a otras fuentes del medio. Los llamados plaguicidas, causantes  de distintos tipos de intoxicación llegan posiblemente a la generación de enfermedades cancerígenas; que logran modificar el sistema endocrino y  posibilita la generación del mal de Parkinson y otras degeneraciones del sistema inmunológico del hombre.

Los agroquímicos para la agricultura también son otro problema de nuestra región latinoamericana, sobre todo en la plantación de la coca. También la erosión hídrica es otro problema del medio; la mayoría de las cuencas de los países de la región, tienen estos problemas, debido al  riego excesivo y las primarias y básicas formas del sistemas. Asi mismo en los pisos ecológicos de la sierra de nuestra región,  se practica aun la agricultura del secano, o sea la agricultura a base de la afluencia de las lluvias estacionarias de la región, que muchos casos con los fenómenos eólicos de la región terminan degenerando una efectiva producción de agricultura. 

Debido a las diferentes macro y micro estructuras ecosistémica-bióticas que posee el suelo, los medios de contaminación son los más complejos de todos los medios de contaminación sistémica del ambiente; donde los agentes químicos y biológicos que sufren alteración en el medio,  juegan un rol importante en la degeneración de los suelos.  

Actualmente y  en todo el planeta hay un intensivo proceso por lograr a equiparar esfuerzos globales al problema. Hay iniciativas en la toma de decisiones de las diferentes regiones y continentes por identificar los impactos característicos en cada territorio. Pero los avances son muy pausados debido a los niveles de integración. Los medios de comunicación, educativos , de investigación y otros enclaves de avanzada de cada estado, son quizás el modo de desprendimiento de una incipiente colonia escaso de una cultura que ya no es irreconocible,  sino más bien reconocible y por proteger.




[1]  sílice cristalina, representa una partícula mineral que se localiza en el suelo, pero se ubica como un contaminante en suspensión, cuando sufre algún movimiento del material.  La inhalación prolongada puede producir graves daños a la salud inclusive mortales.

Referencias Generales.

Martinez Garrido 2001 "La contaminacion de los suelos". 
peru21.pe/actualidad
http://www.ambiente.gob.ar/archivos/web/UniDA/File/