domingo, 21 de junio de 2015

Las perspectivas cónicas y axonométricas; de JUAN M. OTXOTORENA


De JUAN M. OTXOTORENA
SOBRE DIBUJO Y DISEÑO A PROPÓSITO DE LA PROYECTIVIDAD DE LA REPRESENTACIÓN DE LA ARQUITECTURA
Representación Gráfica: Dibujo de Ingeniería/Instalaciones Sanitarias/ E. Pari Portillo
Frente a la inmediata utilidad para la definición del objeto que poseen las proyecciones planas, en principio, las perspectivas buscan más ofrecer imágenes ilusionistas orientadas a facilitar una percepción global de los efectos de su presencia o su estructura espacial. Aun estando científicamente construidas y conteniendo implícitamente, en consecuencia, una información rigurosa sobre la definición del objeto, no tienen como fin prioritario el hacerla patente y manejable; más aún, incluso la dan por supuesta: la confección de perspectivas parte siempre de la existencia de las correspondientes proyecciones planas: el dibujo de perspectivas constituye un ejercicio ulterior al de su determinación.

Hay que distinguir no obstante entre perspectivas axonométricas y perspectivas cónicas. Como es sabido, la propuesta renacentista de perspectiva artificial contiene el principio racionalizador de la representación, que es al mismo tiempo la operación básica de la geometría proyectiva: proyección desde un punto y sección de la radiación proyectante por un plano.Esta es la operación que dará lugar a los dos procedimientos perspectivos: cuando el vértice de proyección es un «punto propio» la figura proyectada es una perspectiva cónica, y si es ‘impropio’ (si está «en el infinito») una perspectiva cilíndrica o axonométrica15 .


Ambos procedimientos buscan confeccionar imágenes compuestas y menos abstractas del objeto que aquéllas que aportan las proyecciones planas; pero lo hacen de manera muy diversa:
—la perspectiva cónica constituye «... un medio de expresión gráfica de  primer orden en campos profesionales que, como la arquitectura o las ingenierías, requieren para su desarrollo un sistema de representación que proporcione imágenes planas de clara filiación perceptiva»16 ; trata en efecto de dar una imagen realista del objeto, facilitando la percepción de  los espacios y los volúmenes; su confección es relativamente engorrosa y laboriosa y no da directamente indicaciones de medida: no muestra las cotas y relaciones geométricas en proporción real, sino a través de las deformaciones derivadas de la visión focal;

—la perspectiva axonométrica está de alguna manera, por su parte, a medio camino entre las proyecciones planas y la perspectiva cónica; trata de combinar las utilidades de ambos sistemas de representación: actúa mostrando una proporción real (a escala) de cotas y medidas y facilitando una lectura inmediata de las relaciones geométricas que rigen la composición, pero también una imagen más clara y global del volumen.

Se impone al cabo, en relación con la axonometría, la consideración de la visión e identificación racionalizadora que ofrece y a la que responde: entraña una abstracción en la que los elementos de la forma se ordenan cartesianamente, la cual se demuestra idealmente apta para una arquitectura que se conciba sobre ese mismo modo o procedimiento de ordenación formal.

De hecho, el uso de la axonometría guarda una cierta analogía con el de la maqueta, y se presta a representaciones en que se destaca la objetualidad del volumen edificado leída en clave abstracta, e incluso a menudo significativamente deslocalizada, coherente con determinadas experiencias de proyecto desarrolladas en claves formales características.

Dentro de la amplia gama de las posibles representaciones axonométricas de la arquitectura, destaca por sus peculiares características la denominada caballera frontal, que en realidad resulta de la combinación directa de proyecciones planas.

En la caballera frontal, debido a la disposición de los ejes y a las escalas adoptadas, aparecen como frontales la planta y un alzado o una sección, con lo que, al tiempo que contiene toda la información diédrica, la imagen es tridimensional, si bien fuertemente abstracta; de hecho, explota un claro elemento de ambigüedad. Con todo, tanto por eso como por la cantidad de información que condensa y la intelectualización y autofinalización plástica de la imagen que logra, presenta un especial atractivo para un tipo de proyecto arquitectónico fundado en pautas de lenguaje paralelamente cultas y abstractas.

----------------------------------------------------------------------------------------------------

15 Cfr. SÁNCHEZ GALLEGO, J. A., Geometría Descriptiva. Sistemas de proyección cilíndrica, cit., pp. 40 ss.
16 Cfr. VILLANUEVA BARTRINA, L., Introducción a la perspectiva lineal, cit., p. 19.